El redoblante ya anuncia una nueva versión del festival que, desde el teatro al aire libre Carlos Vieco, presenta durante tres días a 18 bandas que exhiben lo mejor del del rock local y que se convierten por un fin de semana en los representantes de una larga tradición de libertarios, salvajes y contestatarios de Medellín, que han encontrado en los sonidos afilados, la plataforma ideal para incendiar las cabezas de todos los que amamos el género. 

 

HAZLO TÚ MISMO

HTM es una postura global que comenzó promoviendo la fabricación y reparación de objetos por cuenta propia, para liberarse del yugo de la compra como el único camino para acceder a lo que se requiere o se desea. Esta idea de contracultura encontró en el punk un refugio y alcanzó notas altas en los punkeros de Medellín.

Con la precariedad viene el salto. Son los ochenta y la ciudad es un traqueteo de violencia física y emocional. Un puñado de jóvenes prefieren golpear instrumentos a golpear personas, el pogo consentido por encima del abuso. Sin dinero, sin escuelas, sin padrinos, sin nada, deciden serlo todo. Visitan la carpintería del barrio con un dibujo para que les hagan el armazón de una guitarra eléctrica y un par de baquetas, toman los micrófonos de los teléfonos públicos, comparten bafles y amplificadores, hacen una antología de tarros y canecas de la casa hasta ensamblar una batería. Nacen los instrumentos hechizos, una palabra que juega en dos direcciones, porque el resultado fue un sonido único, que afuera llaman avant-garde y aquí llamamos PunkMedallo.

No importa si no sabemos tocar, vamos a tocar.

No importa si no tenemos con qué, vamos a conseguir con qué.

No importa si no tenemos dónde, nos vamos a apoderar del dónde.

 

— José Juan Posada (Dexkoncierto, UFC, Destino), 

en A la postre subterranea, documental 2014.

EL CHINO 

Queremos recordar a un punkero de nuestra ciudad que irrumpió la escena en los años ochenta, vilmente asesinado a principios de los noventas, insignia del espíritu Hazlo Tú Mismo: Fredy Rodas, “El Chino”. El faro de su vida, tres A: Autonomía, Autosuficiencia y Anarquía, que sumadas a una personalidad abstemia y disciplinada, le permitieron realizar fanzines, organizar conciertos, participar en la creación de las bandas Anarquía, N.N., Imagen y Egoterror y llegar a ser campeón departamental de taekwondo. Una locomotora. 

El Chino también levantó la mano y avisó al mundo del nacimiento del punk en Medallo. Con el auxilio de un diccionario escribió cartas en inglés que acompañó con música local, las envió a las direcciones que encontró en revistas especializadas y en discos y, como recompensa, recibió música en respuesta. Enlazó una red que llegó a latitudes como Alemania, España, Estados Unidos, Japón, México y Suiza. Siempre hay un espacio para mirar atrás y encontrar puntos de apoyo.

El presente nunca es el momento ideal para darle a los tarros,

pero siempre es el indicado.

 

— Carlota, 

   vocalista de Una niña ronca

LA ACCIÓN ES EL REINO DE LOS EMPÍRICOS

La A de acción lo puede todo, está por encima de cualquier prohibición, restricción, limitación o pretexto y como toda banda comienza con su nombre e imagen, hemos compilado las técnicas utilizadas por las bandas del primer día del RockMedallo, Festival Imaginario, en la creación de sus logotipos. Algunas de estas imágenes son los mejores ejemplos de experimentación visual de todo el festival. La imagen de Enseñado a Pagar, por ejemplo, se hizo con cinta aislante; el logotipo de Punk Floyd se hizo con un esmalte de uñas; las integrantes de Una Niña Ronca tallaron por separado letras en borradores y luego hicieron la impresión con tinta de un par de lapiceros; Nunca Pertenecí cortó con un bisturí las siluestas las letras en un pedazo de cartón y sobre la plantilla resultante esparció aerosol. También está bien regresar al lápiz o a la tinta como Fobia Lesión Inyección Sangre o como Chisguete de Mierda (de quienes sospechamos usaron más que tinta).

La imagen de Enseñado a Pagar, por ejemplo, se hizo con cinta aislante; el logotipo de Punk Floyd se hizo con un esmalte de uñas; las integrantes de Una Niña Ronca tallaron por separado letras en borradores y luego hicieron la impresión con tinta de un par de lapiceros; Nunca Pertenecí cortó con un bisturí las siluestas las letras en un pedazo de cartón y sobre la plantilla resultante esparció aerosol. También está bien regresar al lápiz o a la tinta como Fobia Lesión Inyección Sangre o como Chisguete de Mierda (de quienes sospechamos usaron más que tinta). 

 

La ingenuidad ayuda a olvidar los prejuicios, mejor confiar en el instinto y valorar las imperfecciones. “Flores a las carencias”, como suele decir Emiliano, vocalista de Enseñado a Pagar, al cierre de sus conciertos.

NO VOLVERÉ
Nunca Pertenecí. 
En Alta Peluquería. (1985).
 
Esa noche me corté el pelo, 
esa noche depilé mis cejas,
me hice un tatuaje con una navaja,
era mi nombre en letras muertas. 
Esa noche yo me rendí, 
esa noche yo la sufrí. 
Con una mirada 
diluí el espejo, 
salí de mi casa
dejé la puerta abierta.
Esa noche yo me rendí, 
esa noche yo la sufrí. 
Saliendo del barrio 
gritaron mi nombre, 
yo contesté:
¡no volveré!
Esa noche yo me rendí, 
esa noche yo la sufrí. 
Al río arrojé mis aretes, 
Al río arrojé mis papeles.
Es la noche que más sufrí, 
es la noche que nunca escogí.